Lo que normalmente todas conocemos como caspa en realidad consiste en una descamación excesiva producida en el cuero cabelludo y es uno de los problemas capilares más frecuentes. Se caracteriza por unas partículas blancas visibles que se extienden por todo el y por la zona de los hombros de nuestra ropa. Este fenómeno se produce por una alteración o problema en el cuero cabelludo a la hora de la renovar la epidermis capilar.

Al igual que en la grasa, muchos son los factores que afectan a este problema..estrés, contaminaciones ambientales, cambios hormonales, mala alimentación..etc.

Lo más aconsejable es usar productos específicos para la caspa, que funcionan muy satisfactoriamente y acompañar el tratamiento de una estricta higiene capilar. Al principio el tratamiento será más intenso y los productos se usan con mayor frecuencia para corregir la caspa y después con menor intensidad para mantener la caspa en niveles bajos.

En muchas ocasiones, el problema nunca se llega a solucionar totalmente, pero sí que se mantiene en unos niveles más que aceptables y la caspa apenas llegará a ser visible para los demás. Cuida tu alimentación y evita los ambientes con humo o grasas (cocinas)..etc y evita la ropa oscura si para tí supone un problema por tu tipo de trabajo.

En los casos extremos debes consultar al dermatólogo o a un especialista capilar.

Autor: Bruno

VOLVER