La alopecia femenina o calvicie de la mujer suele ser un proceso puntual, que según las últimas estadísticas afecta aproximadamente al 30% de las mujeres y suele empezar entre los cuarenta y los cincuenta años de edad.

Se puede diferenciar entre varios tipos de alopecia femenina, las principales causas suelen ser producidas por:

- variaciones hormonales, que afectan a diversas glándulas y comportamientos de nuestro cuerpo

- herencias genéticas, que nos predisponen mediante la información genética heredada de nuestros padres y abuelos a sufrir este problema

- estrés y preocupaciones, que desgastan y agotan a nuestro organismo

- trastornos alimenticios y falta de nutrientes esenciales

- infecciones

que requieren de la consulta con un médico o un especialista capilar para que nos pueda asesorar sobre el tratamiento a seguir.


Te exponemos unos consejos básicos muy útiles para evitar la alopecia femenina:


• No te laves el a diario ni con demasiada frecuencia, mejor hazlo cada dos o tres días, dependiendo de sus características y de sus necesidades de limpieza con productos específicos (grasos, secos) y de las necesidades de cada persona; pero ten en cuenta que lavarlo en exceso o en defecto es perjudicial para la salud del cuero cabelludo y que ello puede repercutir en una pérdida generalizada.


• En la medida de lo posible, es recomendable escoger champús y productos capilares que sean neutros y suaves, evita los agresivos o demasiado fuertes.


• Evitar lavarse con agua muy caliente que abre en exceso los folículos y puede llegar a conseguir que se suelte del cuero cabelludo.


• Una norma básica del cuidado es que para conseguir los mejores resultados cuando usamos productos específicos o realizamos tratamientos capilares, es que hay que dejarlos actuar durante varios minutos (y por supuesto seguir siempre las instrucciones del fabricante)


• Aunque se considera que pasar el cepillo suavemente es beneficioso y estimula el riego sanguíneo, hay que evitar los cepillos con púas agresivas para el cuero y los cepillados violentos o enérgicos, también evitaremos en lo posible el uso del secador.


• Una alimentación adecuada y variada rica en vitaminas y proteinas es muy importante para mantenerlo sano.

 

 

 

Autor: Bruno

VOLVER